SALAMANCA

15:56 Todos los Juegos Gratis 0 Comments



   Salamanca es probablemente más conocida que nada por haber tenido la más antigua Universidad de España y una de las más antiguas de Europa. Y es esta tradición estudiantil la que aún le da una atmósfera tan especial, con cientos de jóvenes que se aglomeran en sus antiguas calles y disfrutan como nadie, en sus numerosos y preciosos locales, hasta muy entrada la mañana. Quizás uno se pregunte cuando tienen tiempo para estudiar, yo tampoco lo sé, pero lo hacen..... Y es que no hay nada como ser estudiante en Salamanca.
El otro elemento que la hace única es su encanto añejo, con un centro histórico donde se ha conservado intacta su pureza arquitectónica. Al visitarla, no sorprende que haya sido declarada por la UNESCO Ciudad Patrimonio de la Humanidad.
Tan concentrados y tan bellísimos monumentos, la cultura que se respira en el aire y el reflejo mágico de su piedra dorada, que lo cubre literalmente todo, (hasta los edificios de reciente creación), presentan una sensación única, uno sólo desea quedarse...... o volver, porque Salamanca..... Enamora.
  













 Visita Turística  

Salamanca es una piedra preciosa, tanto por su riqueza monumental como por el precioso material en ella empleado. Todos los edificios del casco antiguo, incluso los de nueva construcción, están elaborados con la piedra de Villamayor, que por su ternura permite elaborar las más finas filigranas y por su contenido en hierro, (que al contacto con el aire se oxida), ilumina la ciudad, sobre todo al atardecer, de ese reflejo dorado que le es tan característico.
Pero no es sólo esta impresión estética la que enamora al visitante, sino su atmósfera cultural única que, como el buen vino, conserva en añeja bodega. Este encanto indescriptible hizo que tantos ilustres que aquí vivieron la amaran. Y Salamanca, generosa y culta, no los olvida, guardando entre sus muros y monumentos su recuerdo. Por ello comenzaremos por este aspecto nuestro recorrido para mejor comprender esta maravillosa simbiosis: el alma y el cuerpo:
Las Estatuas y el Recuerdo
Comenzamos por el recuerdo de personajes literarios que tan bien caracterizaron su esencia, como los enamorados Calixto y Melibea, en el "Huerto de la alcahueta Celestina", donde se encontraban a escondidas, aún lo podemos ver como una visión en un recodo junto a las murallas; el pícaro Lazarillo de Tormes, en un monumento al lado del Puente, y el Licenciado Vidriera, novela en la que Cervantes escribiera "Salamanca que en hechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado", aún se puede leer en la Plaza Anaya.
Continuamos por los sabios y santos que tanto la amaron, como el profesor y poeta Fray Luís de León, cuya estatua se encuentra en la Plaza de la Universidad, o Santa Teresa de Ávila, en la plaza que lleva su nombre, o el insigne jurista Padre Vitoria, frente al convento de San Esteban donde vivió. También Cristóbal Colón vivió allí, donde exponiendo su proyecto de descubrimiento no fue escuchado, (quizás por ello habite en otra plaza, diferente a la que lleva su nombre).
Y terminamos con algunos de los más insignes escritores españoles como Nebrija, el creador de la gramática española, al lado de la Iglesia de San Marcos; el genial poeta Gabriel y Galán, en la plaza que lleva su nombre y Miguel de Unamuno, el gran escritor y filósofo, que tanto amó a Salamanca, cuyo busto, entre las Úrsulas y la Casa de las Muertes, fue erigido cumpliendo su deseo; "Yo guardo tu alma en mi corazón. Cuando yo muera, guarda en ti, Salamanca dorada, mi recuerdo".

La Catedral

Al final del s. XV cuando el gótico empieza a decaer y a aparecer el estilo renacentista, surge el plateresco como simbiosis entre ambos y es esta catedral "la nueva" la gran obra representativa de
este estilo.

El nombre de "nueva" le viene de que, al contrario de lo que solía pasar en esta época cuando la construcción de un nuevo edificio conllevaba el derruir el anterior, en este caso no se hizo así y la "vieja" catedral se la dejó coexistir a su lado. El cimborrio de la catedral vieja es la Torre del Gallo
En el rico interior de la catedral, se admirará, a un lado, la Capilla Dorada con esculturas de los más insignes escultores y el Patio Chico, donde se puede apreciar la unión de las dos catedrales, y el bello ábside románico. Desde aquí, un pequeño callejón, la calle Calderón, comunica la Catedral con la zona universitaria.
 En la calle Calderón nos encontramos con la Casa Museo de Unamuno, donde tuvo su despacho el insigne escritor cuando fuera rector de la Universidad salmantina.

Justo a su lado, se encuentra la Universidad. Aunque la Universidad primitiva fue erigida por Alfonso IX casi al mismo tiempo que la de París y Bolonia, la impresionante fachada que hoy contemplamos, joya del plateresco,  fue erigida por los Reyes Católicos. Por ello se podrá ver en el medallón central de la fachada la efigie de los reyes con la inscripción griego "Los reyes por la Universidad y la Universidad por los Reyes".
Y esto no es lo único que nos hará pararnos a contemplar la portada, ya que en sus profusos relieves de la época de Carlos V, se encuentra una rana sobre la cabeza de una canina. Según reza la tradición el estudiante que la vea tendrá suerte en los exámenes, así que se crea o no, un buen número de estudiantes y turistas pasarán un gran rato en la puerta para encontrar la rana, tarea nada fácil entre tan profusos relieves.
En el centro de la Plaza, está la Estatua de Fray Luis de León,  el profesor poeta y, en el interior, la sala donde impartiera clases que se conserva intacta. En ella podemos incluso ver el interesantísimo mobiliario de la época y la inscripción conmemorativa de "Como decíamos ayer...", frase con que comenzó su primer día de clase tras haber pasado años de cárcel condenado por la Inquisición.
También se puede visitar el aula donde impartía clases Unamuno y la inmensa Biblioteca  que reúne 160.000 volúmenes, muchos de ellos de valor inestimable. En su escalera plateresca podemos contemplar los relieves de escenas taurinas, conectados con la tradición estudiantil de escribir sus nombres con sangre de toro en la fachada de la Universidad o de los colegios mayores (residencias de estudiantes) cuando se doctoraban.



















Edificios contiguos a la Universidad
Saliendo al exterior de la Universidad se visita el patio de Escuelas donde se encuentra el Antiguo Hospital de la Universidad, (hoy rectorado) y las Escuelas Menores, que tienen un bellísimo patio renacentista con las típicas arcadas salmantinas. En la vieja Biblioteca podemos admirar la pintura mural del cielo de Salamanca.
A continuación, frente al busto de Unamuno, está el Palacio Anaya, construido en el s. XVIII en estilo neoclásico como sede del Colegio Anaya. Continuamos la ruta por un buen número de "monumentos del saber" que las distintas órdenes religiosas crearon como facultades o escuelas superiores, para llegar al Palacio de Salina, magnífico ejemplar renacentista. En su patio podemos ver un bello friso con figuras dantescas.
La Casa de las Conchas,  es quizás el monumento más simbólico de Salamanca y el monumento civil más representativo del renacimiento isabelino. Construido en el s. XV, resalta por su singular fachada, cubierta por la concha jacobea o del peregrino y con vistosos enrejados de sus ventanas.



La Clerecía,  este edificio monumental barroco fue erigido por los Jesuitas en el s. XVIII como seminario. Destaca su gran iglesia dotada de una gran cúpula y retablos cubiertos de oro al estilo jesuítico. Se distribuye a través de un conjunto de interesantes estructuras arquitectónicas que terminan en un bellísimo patio.



Por la calle Meléndez llegamos a la Plaza del Poeta Iglesias, donde se encuentra la Iglesia de San Martín, fundada a principios del s. XII. Presenta una bellísima fusión entre su portada románica al Norte y plateresca al Sur y la ventana barroca que da a la Plaza del Corrido.
La Plaza Mayor
Este gran recinto constituye una de las plazas más bellas e impresionantes de España. Su magnificencia se debe al arte de Churriguera  que en el s. XVIII crea este espléndido espacio arquitectónico para uso urbano y cotidiano. Desde esta gran plaza que es el corazón del día y de la noche salmantina, se puede tomar una pausa en uno de sus numerosos bares para continuar adentrándose por la calle Prior. En ella llegará a otro conjunto arquitectónico de gran interés con joyas como la Iglesia de la Purísima, el Convento de Santa Úrsula, en la calle Bordadores, la Iglesia de los Capuchinos en la vecina calle Ramón y Cajal y el Colegio del Arzobispo de Fonseca o de los Irlandeses, justo al lado, obra del s. XVI en la que destacan su patio,  uno de los más bellos del renacimiento español, y el retablo de su Iglesia, obra de Berruguete.



Los conventos
Muy cerca de la Catedral y siguiendo la Gran Vía, llegaremos a una zona con una curiosa concentración de conventos:
El Convento y Museo de las Dueñas, edificio plateresco cuya construcción se finalizó en el s. XVI
Posee un imponente claustro y un bellísimo patio  con tallas en los capiteles de la galería alta.


El Convento de San Esteban,  construido en el s. XVI por Juan de Álava, es asimismo una obra maestra del plateresco. Impresiona su gran fachada monumental bajo una bóveda llena de esculturas de Santos. Su Altar Mayor es obra de Churriguera.

 
El Colegio de Calatrava, hoy en día sirve como seminario. Se trata de un bellísimo edificio barroco, construido por Churriguera.
El Convento de las Claras, joya arquitectónica cuya reciente restauración fue inaugurada en el año 1989 por la Reina Doña Sofía.
Finalizamos el trayecto con el Convento de los Jesuitas (San Román) y la Iglesia de Sancti Espíritus, ambas visitas de gran interés artístico.
Otros monumentos
Por último, y aunque todavía queden en el tintero un gran número de monumentos en esta joya arquitectónica que es Salamanca, no dejaremos de mencionar el Puente Romano sobre el río Tormes, uno de los mejor conservados de España; la antigua Casa del Rector Esperabe, hoy Casa Lis, bello ejemplar de la arquitectura metálica modernista de principios de siglo que aloja el Museo de Art Nouveau y Art Déco, habiéndose convertido en el museo más visitado de la región; y la Gran Vía ejemplar arquitectónico actual de gran interés, por el empleo de la piedra dorada de Villamayor en sus bellísimas arcadas.

Salamanca: Excursiones     

La Helmática, como la llamaran los romanos, fue una región próspera, al Sur de la "Ruta de la Plata", (ruta que unía las ricas minas de oro y los puertos del Norte al Sur de la península). Esta región tiene una gran variedad de paisajes; al Sur las bellas y altas sierras de Francia y Béjar, al Noroeste una profunda brecha de granito (Los Arribes) que abren paso al río Duero y sirven de frontera con Portugal.
En su parte oriental la bañan las mansas aguas del río Tormes, con su puente romano, y entre estas y las del río Tajo, (el más largo de España), se encuentra la región más característica del campo Salmantino; el Campo Charro, vasta extensión de prados y robles donde encuentran su hogar los toros bravos. Ello nos explica el símbolo heráldico del escudo salmantino: un puente sobre el que se encuentran un toro y un roble. Si nos decidimos a hacer una excursión alrededor de Salamanca o a pasar vacaciones allí, nos vamos a encontrar bellos paisajes llenos de historia y con una riquísima gastronomía:

La Sierra de Francia
Con su excepcional microclima ofrece un bellísimo paisaje  Se puede hacer una excursión subiendo a la Peña de Francia (1.723 m.), desde cuyo mirador  se divisa una panorámica estupenda, y en cuya cima se encuentra el santuario mariano más alto del mundo. Después se podrá bajar por un impresionante valle a esos pueblos de gran encanto y tipismo que conservan la atmósfera antigua de cuando fueron centros de mayor importancia. Entre ellos destacan:


Las Batuecas, espacio natural que forma parte de la Reserva Nacional de Caza, (la cual vigila la conservación de especies como el lince y la cabra montesa). En esta exuberante vegetación de madroños, castaños, jaras y brezos encontraremos pinturas rupestres y numerosas ermitas ocultas por la frondosa vegetación. Sin embargo el mayor asombro provocará, cuando, casi escondido en la espesura, se levante ante nuestros ojos el Monasterio de San José del Monte,  habitado por carmelitas descalzos, donde se prometen las más pacíficas vacaciones para el espíritu. Aquí se encontrarán siempre las puertas abiertas al viajero, donde no existe un precio fijo, sino "la voluntad".




Y desde aquí, muy cerca, la Alberca, uno de los pueblos más bellos de España, fue el primero del país en ser declarado monumento nacional, allá por el año 1940. Está situada en un monte sagrado y según cuenta la leyenda en este monte vivían seres en estado salvaje una existencia paradisiaca. La Alberca cuenta con originalísimos edificios, un paisaje maravilloso y la conservación de ancestrales tradiciones de origen pagano o cristiano primitivo. Y a todo ello se añade la curiosidad a su visita cuando encuentre a sus habitantes ataviados con sus trajes típicos.

Otros pueblos de esta ruta son Sequeros, Mogarraz y Miranda del Castañar,  bellísimo pueblo asentado sobre una colina. Atención señoras: aquí se celebra el 5 de Febrero la arcaica fiesta de "Santa Agueda", cuando mandan las mujeres. Las representaciones y ritos en las que se manifiesta el dominio de la mujer sobre el hombre, que acepta sumiso su poder, son de extraordinaria curiosidad.
Al sur a la orilla del Duero
Muy cerca de Salamanca, tomando la N630 dirección al sur, encontramos la famosa villa de Alba de Tormes, tan relacionada con Santa Teresa, que conserva numerosas reliquias de la Santa y monumentos teresianos. La población está situada sobre una hermosa vega. Entre sus monumentos más destacados está el Convento de las Carmelitas, ya que en él se encuentra el cuerpo de la Santa, lo que la ha convertido en lugar de peregrinación. De gran interés son asimismo la iglesia de San Juan, del s. XII, otras iglesias mudéjares, un puente medieval y la torre del hoy desaparecido Palacio del Duque de Alba.

La Sierra de Béjar
Siguiendo por la misma carretera, se encuentra la localidad de Béjar, de gran fama en la antigüedad por sus fábricas textiles y porque jugó un papel muy importante en la época musulmana y en la renacentista. Su Plaza de toros es una de las más antiguas de España y, entre otros monumentos, destacan el Palacio Ducal del s. XVII y los restos de las murallas árabes.
Muy cerca se puede visitar Candelario, precioso pueblo pintoresco con sus curiosas edificaciones de piedra y calles empinadas por cuyos surcos corren las aguas del deshielo. Es famoso también por sus embutidos y chorizos.


El Campo Charro
Su población más interesante es Ciudad Rodrigo,  a 86 Km. de Salamanca. Se trata de una ciudad medieval amurallada, que fue antigua plaza fuerte y episcopal.
Conserva numerosos monumentos. Entre ellos destacan la Catedral de estilo románico con elementos góticos y platerescos, el Ayuntamiento del s. XV-XVI, con su original pórtico, la gótica Casa de los Águilas, el Castillo de Enrique II, en la parte más alta de la ciudad, el Palacio de Moctezuma, y los dos de estilo plateresco Palacio de los Castro y el Palacio del Príncipe.

Salamanca: Fiestas y Folclore

Entre las fiestas de más curiosidad por su marcado carácter folclórico destacan en Salamanca y las localidades de su provincia las siguientes:
El Carnaval de Ciudad Rodrigo considerado de "interés turístico" por su tipismo. Los encierros por sus pequeñas callejuelas constituyen un espectáculo único. Desde toda la provincia acuden jóvenes aspirantes a toreros para demostrar su arte.


En Febrero, cuando florecen los almendros, se celebra en la Fregeneda, la Fiesta del Almendro, cuyo atractivo principal es cruzar el río Duero en barca, pasando libremente la frontera al mercado de Portugal.
El Lunes de Pascua se conmemora la fiesta más atractiva y original que quizás haya tenido Salamanca el "Lunes de Aguas". Esta conmemora la tradición del siglo de Oro por la que los estudiantes cruzaban el río en barcas adornadas con ramos de flores a recoger y traer de vuelta a las prostitutas que durante la cuaresma se veían obligadas a abandonar el recinto de la ciudad. Hoy la tradición se conmemora con fiestas familiares en las que se come el tradicional hornazo.
El Corpus Cristi, hace sus tradicionales procesiones dentro del bello marco de la Catedral, revistiéndose el rito de gran solemnidad.
El 12 de Junio se celebra en Salamanca San Juan de Sahagún.
Durante el 15 de Agosto, se celebra en la Alberca el Ofertorio, fiesta en honor a la Virgen de la Asunción, llena de esplendor barroco y donde se podrán ver los coloridos trajes regionales y el folclore típico. El 16 de Agosto tiene lugar La Loa, antiguo auto sacramental donde los principales personajes son el demonio, el bufón y los caballeros.
El 8 de Septiembre, es el día de la Virgen de la Vega en Salamanca.

Vida Nocturna en Salamanca     

Salamanca de medianoche a la mañana, como ninguna otra, es el reino de los estudiantes que la toman en su mano y la convierten en "el paraíso de la noche". No existirá otra ciudad en el mundo donde con tanto mimo y dedicación un pueblo transforme su noche.
Para empezar "ir de pinchos", por toda la zona cercana a la Plaza Mayor, donde encontrarás innumerables locales abarrotados de jóvenes y estudiantes. Por un precio irrisorio podrás beber al boleo la cerveza o el vino con esas tapas variadísimas y llenas de imaginación que en todos los locales regalan con la bebida. Y si haces como la mayoría de ellos, saltar de bar en bar, disfrutarás de la más divertida atmósfera y habrás cenado.
De aquí, a partir de medianoche podrás hacer el recorrido más exótico y excitante, desde un submarino, a una plaza de pueblo, pasando por un barco, la mezquita de Córdoba o un convento. Pues aquí todos y cada uno de los locales te ofrecerán el más original y auténtico escenario que hayas visto jamás; y no es que no sea posible que en otra ciudad del mundo te encuentres un local así, pero seguramente no será tan barato ni te encontrarás tantos; aquí todos son así.
Adicionalmente la bulla cargada de buen humor, crea la atmósfera más divertida que te puedas imaginar, todos son "amigotes" (pues son simpáticos y la ciudad es chica) y todos se conocen las canciones de turno, por lo que donde menos te esperes se improvisa la pista de baile y todos cantan y bailan al unísono. Y si todavía no te has cansado después de visitar unos 20 escenarios, a cada cual más original, déjate caer "hasta el amanecer" por las animadísimas discotecas.
Te aseguro que la experiencia será inolvidable, "Salamanca por la noche como ninguna", "no hay nada mejor que ser estudiante en Salamanca"; y las regiones de moda son: Los aledaños de la Plaza Mayor, todo este casco antiguo hasta la Gran Vía (de moda desde tiempos inmemoriales) y, en la zona moderna, la calle Van Dick.

Salamanca: Gastronomía     

La cocina de toda la provincia salmantina goza de una gran reputación. Sus platos son artesanos y sabrosos gozando de la solidez propia de sus fríos inviernos.
En Salamanca en número de especialidades son numerosas, sólo por citar algunas, las más típicas, mencionaremos la chafaina, arroz con trocitos de chorizo y de carne, las chichas, a base de carne de cerdo, el cochinillo al fuego, el hornazo, empanada rellena de carne, chorizo, jamón y huevos duros. Entre sus dulces destacan los chochos (dulces anisados) y el bollo maimón (tipo de bizcocho).
En cuanto a la provincia; podemos destacar en primer lugar los productos que ya tienen tal sello de calidad que gozan de denominación de origen; como el queso de Hinojosa del Duero, los jamones ibéricos de Guijuelo y las alubias de la Alberca.


En la Sierra de Francia, por la dulzura de su microclima destacan sus excelentes frutos, charcutería y el cabrito asado. En la Sierra de Bejar el calderillo bejarano, ragout de carne y patatas. En Ciudad Rodrigo el farinato, típico embutido de color blanco que se suele tomar con huevos fritos y en Alba de Tormes las almendras de Santa Teresa.

HOTELES RECOMENDADOS:
Parador de Salamanca ****   
Teso de La Feria, 2, 37008 Salamanca



Este hotel moderno está en la ladera de una colina, en la orilla izquierda del río Tormes. Ofrece vistas maravillosas a la monumental ciudad antigua.
El Parador de Salamanca es un establecimiento exclusivo situado en la histórica ciudad universitaria, en el centro de Castilla la Vieja. La piscina al aire libre del hotel ofrece vistas panorámicas a los edificios de la ciudad.
Los huéspedes pueden visitar los lugares de interés de Salamanca y relajarse en los elegantes espacios del hotel. Sus salones son amplios, están decorados en mármol y tienen ventanales grandes, que ofrecen vistas maravillosas.
En el restaurante, de ambiente sofisticado, se sirven platos típicos de Salamanca y Castilla. El hotel ofrece aparcamiento y conexión a internet en todas sus instalaciones, ambos servicios gratuitos.

    Petit Palace Las Torres
Concejo, 4-6, 37002 Salamanca


Este hotel está situado en la famosa plaza Mayor de Salamanca, a 5 minutos a pie de la catedral. Ofrece bicicletas de alquiler gratuitas y habitaciones equipadas con un portátil con conexión Wi-Fi gratuita. La mayoría cuenta con una ducha de hidromasaje.
Las habitaciones del Petit Palace Las Torres tienen aire acondicionado, suelo de parqué y una decoración sencilla y moderna. Todas están equipadas con TV vía satélite.
El restaurante del hotel sirve un desayuno bufé. En las calles de los alrededores del hotel encontrará numerosos restaurantes.
La recepción del Hotel Petit Palace está abierta las 24 horas. El personal le ayudará a reservar entradas para visitas guiadas, espectáculos en directo y otros eventos. También hay un servicio de enlace con el aeropuerto, disponible por un suplemento.
El hotel se encuentra a 5 minutos de la famosa universidad de Salamanca, la más antigua de España. El puente romano está a 15 minutos a pie.

RESTAURANTES RECOMENDADOS:

Restaurante Zazu Bistro
Plaza de la Libertad 8, 37001 Salamanca, España


Un restaurante acogedor, muy céntrico, con mucho encanto y una comida buenísima. Si vas a comer un menú del día no lo dudes, encontrarás: calidad y una comida.
 El servicio es perfecto: gente muy amable y cercana. Le doy un 10. 




La Cocina de Tono 
 Gran Vía 20, 37001 Salamanca, España
34 923 263 977

La atención es muy buena, el sitio es bastante acogedor. Platos cuidados con todo tipo de detalles donde se pueden diferenciar los diferentes sabores. Destaque especial para los postres, exquisitos.

                                                               

 UNA CIUDAD MUY INTERESANTE

VER VIDEO