CARMONA (SEVILLA)

11:46 Todos los Juegos Gratis 0 Comments

SITUACIÓN:
Municipio de la provincia de Sevilla, situado sobre una colina a 240 metros de altitud sobre el nivel del mar, desde donde se domina la inmensidad de su vega. Dista de su capital 30 Km., situándose a 20 minutos del Aeropuerto y a 25 de la Estación ferroviaria de Santa Justa.



  HISTORIA :
Carmona fue en la antigüedad, una de las principales poblaciones de Andalucía. Su importancia histórica se explica por las características del “sitio” en que se asienta. Plaza fuerte natural, la ciudad controla desde su posición estratégica las principales vías de comunicaciones del Valle del Guadalquivir y los tres paisajes que constituyen sus fuentes de recursos: los Alcores, la Vega y las Terrazas.

Su término municipal estuvo poblado por grupos humanos hace más de medio millón de años. Durante el Calcolítico y la Edad del Bronce, la ciudad actual estuvo habitada por gentes que vivían en cabañas circulares, fabricaban sus útiles en piedra trabajada y almacenaban provisiones en cerámica realizada a mano, sin tornear.

Pero será hacia el siglo IX a.C. cuando se origina la auténtica ciudad. Entonces debió ser una de las ciudades fortalezas más importantes de la civilización tartesia. Prueba de ello son sus construcciones o los espléndidos vasos de Saltillo con decoración oriental.

Las fuentes literarias hablan de la Turdetana como una región próspera y culta. Durante esta época la ciudad incluso se expandió. Carmona debió convertirse en un importante enclave cartaginés como demuestra el complejo del bastión y fosos defensivos de la Puerta de Sevilla. Tal debió ser la obra de ingeniería, que su resultado impresionó al propio César.

Tras la conquista romana, Carmo, se convirtió en uno de los municipios más importantes de la Bética, como lo demuestran sus murallas, sus puertas de Sevilla y Córdoba, sus termas o su necrópolis.

En época  musulmana Qarmuna llegó a ser reino de taifas. Se remodelaron sus murallas, se construyeron alcázares, mezquitas y se abrieron nuevas calles.

Tras la conquista cristiana, nuevas reformas y modificaciones de la ciudad se iniciarán con D. Pedro I. Se transforman los dos alcázares, el de la Puerta de Sevilla sufrió obras de reforma y se construyo el de Arriba (o del Rey D. Pedro) sobre las ruinas de un palacio musulmán.
Entrada ya la Edad Moderna, Felipe V le concedió el título de ciudad en 1630.

 
 PATRIMONIO HISTÓRICO ARTÍSTICO:
Carmona tiene la particularidad de sintetizar en sus edificaciones la historia de Andalucía. Si sobre la muralla defensiva del siglo IX a.C. se construyó el bastión cartaginés, hoy conocido como Puerta de Sevilla; bajo sus casas medievales se conserva la ciudad romana.

QUE VISITAR:

ERMITA DE SAN ANTÓN (S. XV). Cuenta la tradición que se asienta en el lugar que ocupó el campamento del rey San Fernando cuando conquistó la ciudad a los árabes.

CONVENTO DE SAN SEBASTIÁN. En uso se conserva la antigua Capilla de la Orden Tercera, con la advocación de la Capilla de San Francisco, construída en el siglo XV y restaurada en 1968 para sede canónica de la Hermandad del Sagrado Descendimiento.


CONVENTO DE CONCEPCIÓN (S. XVI). Iglesia con planta de una sola nave de estilo mudéjar cubierta con artesonado de par y nudillo.

IGLESIA PARROQUIAL DE SAN PEDRO (S. XV-XVIII). Destaca sobre todo la Capilla Sacramental, atribuida a Ambrosio Vázquez de Figueroa, verdadera joya del estilo rocalla. La Torre, llamada “la Giraldilla” por su semejanza con la de la catedral hispalense, se construyó entre los siglos XVI y XVIII y está rematada por una veleta que simboliza la fe, obra de Alfonso Berraquero.

IGLESIA PARROQUIAL DE SAN BARTOLOMÉ (S. XV). De estilo mudéjar. Se compone de tres naves que se rematan por tres capillas absidiales, separadas por arcos apuntados, sustentados por pilares de sección rectangular con medias columnas adosadas.

IGLESIA DE SANTA ANA (S. XV-XVI). En uso tan sólo se conserva la antigua Capilla del Dulce Nombre, con el título de Capilla del Santo Sepulcro, sede de la Hermandad del Santo Entierro.

IGLESIA DE SAN BLAS (S. XIV). Pertenece al estilo mudéjar. Destaca su altar mayor, presidido por su titular, obra del barroco del siglo XVIII, con pinturas del período rococó. De su imaginería destaca la Virgen de los Dolores, obra anónima del siglo XVIII, titular de la Hermandad de la Expiración que radica en este templo.

 CONVENTO DE LA MADRE DE DIOS (S. XVI-XVII). Destaca fundamentalmente su iglesia, de una sola nave cubierta con artesonado de madera de estilo mudéjar

IGLESIA DEL DIVINO SALVADOR (S. XVIII). Destaca su magnífica cúpula, en la que se encuentran las imágenes de los cuatro evangelistas.

IGLESIA DE SAN FELIPE (S. XIV). De planta basilical y el más puro estilo mudéjar, consta de tres naves coronadas con cabeceras absidales.

IGLESIA DE SANTA MARÍA (S. XV-XVIII). El templo más importante de la ciudad, comenzó a construirse en 1424 y se terminaron las obras en 1551. Su fábrica responde al estilo gótico aunque ha sufrido posteriores adiciones, conservándose del período barroco la Puerta del Sol y la Capilla Sacramental de finales del siglo XVII. La Torre se comenzó a construir en el siglo XVI, completándose los dos cuerpos superiores en el XIX.

Destaca sobremanera su magnífico retablo mayor, obra cumbre del plateresco andaluz, dispuesto en un solo plano, distribuido en cinco calles con cuatro cuerpos, ática y baldaquino, proyectado por Juan Bautista Vázquez el Viejo, y comenzado a construir en 1559.

En imaginería,  destaca la imagen de la Virgen de Gracia, Patrona de la ciudad. En pintura, el Retablo de San Bartolomé, con pinturas de Pedro de Campaña hacia 1545 y en orfebrería, son piezas fundamentales las Portadas de Evangeliarios, en plata sobredorada y esmaltes de principios del siglo XV, y la Custodia.

CONVENTO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD (S. XVIII). Lo más interesante de todo el conjunto es su iglesia, de planta de cruz latina, con una sola nave de cabecera plana y crucero con cúpula sobre pechinas.

CONVENTO DE SANTA CLARA (S. XV). Conserva aún en su interior, parte de su distribución original de la época medieval. De su patrimonio interior destaca sobre todo el Altar mayor.

IGLESIA DE SANTIAGO (S. XIV). Templo de  base basilical dividida en tres naves rematadas con cabecera de tracería gótica, sostenidas por triple arcada de pilares con columnas adosadas. Su Torre se comenzó a construir en el siglo XV, terminándose en el siglo XVIII.

ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DE GRACIA (S. XVI). Aunque su primitiva fábrica perteneció al siglo XIV, el terremoto de 1504 la destruyó, volviendo a levantarse en el lugar en el que según la tradición apareció la imagen de la Patrona de la ciudad en 1290. Bajo ella se conserva la gruta en que, dice la tradición, apareció la imagen de la Virgen.

ERMITA DE SAN MATEO (S. XIII). Consta de tres naves cubiertas de madera, separadas por tres arcadas de herradura apuntadas. La espadaña pertenece ya al siglo XVIII.

La arquitectura civil, es bien representativa de la historia local. La concentración de la tierra en manos de grandes propietarios, produjo casas- palacios de la calidad monumental y artística, del Palacio de los Aguilar, de los Rueda, del General Freire o del Marqués de las Torres. Este último, una vez rehabilitado, es el actual Museo y Centro de Interpretación de la ciudad.

CONJUNTO ARQUEOLÓGICO DE LA NECRÓPOLIS ROMANA (Siglo I d.C.). Su descubrimiento y excavación tienen lugar a finales del siglo XIX, por Jorge Bonsor. Su uso se sitúa entorno  a los siglos I y II de nuestra era.

Cuenta la necrópolis con un completo museo, en el que se muestran gran cantidad de piezas de cristal, barro, joyas, así como estatuas y reproducciones de las pinturas que decoraban algunas de las tumbas.

ANFITEATRO ROMANO. Comenzó su excavación en el año 1885. Parte de la cávea o aforo, que contaba según los cálculos con un total de 30 gradas, se encuentra excavada en el propio alcor, siendo la parte que se ha conservado hasta nuestros días.

TEATRO CEREZO (1931-1934). Obra de Julián de Otamendi, uno de los más afamados arquitectos de la España de los años 30, fue costeada por Bernardo Enrique Cerezo, siguiendo los deseos del ayuntamiento de la época de construir un gran teatro en Carmona.

ALCÁZAR DE LA PUERTA DE SEVILLA (S. IV a.C.S. XVIII  d.C.). Aunque el aspecto que hoy conocemos de este magnífico bastión comenzó a gestarse entre el siglo III y II a.C., se tienen datos ciertos de fortificaciones en esta zona entre los siglo XIV y XII a.C. Fueron los cartagineses los que comenzaron la construcción de este complicado complejo defensivo, siendo posteriormente reforzado por los romanos, que añadieron la puerta que aún hoy conocemos en su cara interior.
 CASA-PALACIO DE LOS DOMINGUEZ (S. XVIII). De este edificio destaca sobre todo la decoración de esgrafiados de su fachada, de dibujo geométrico a base de circunferencias encadenadas. Propiedad del Ayuntamiento, en la actualidad en esta casa radica la Biblioteca y el Archivo Municipal de Carmona.

CASA-PALACIO DE LOS CARO (S. XVIII). Su portada se estructura con pilastras toscanas con su entablamento, sobre el que se dispone el balcón principal, que se corona con el característico frontón partido, de la época dieciochesca.


PLAZA DE SAN FERNANDO (S. XVI-XVII). La Plaza de San Fernando o Plaza de Arriba, pese a ser un espacio público abierto, merece nuestra atención como monumento, por ser considerada en su totalidad como conjunto único.


CASA-PALACIO DE LOS LASSO (S. XVIII). Impresionante fachada principal de piedra, con portada  de pilastras almohadilladas y el escudo de armas de sus primitivos propietarios en el centro.


CASA-PALACIO DEL BARÓN DE GRACIA REAL (S. XVIII). Cuenta con una sobria portada de ladrillo, que se resuelve con un doble orden de pilastras toscanas. Como es característico en este tipo de fachadas monumentales, en la planta alta, un balcón rompe el frontón triangular, enmarcándose en dos pináculos piramidales que se rematan con cabezas romanas.

CASA DE LAS DESCALZAS (S. XVIII). Dedicada en la actualidad a Casa de la Cultura, esta edificación posee una portada compuesta de pilastras toscanas con entablamento decorado con metopas, sobre el que se encuentra el balcón principal rematado con frontón curvo. En su interior, se encuentra un bello patio de arcadas, sostenidas por columnas de mármol.
CASA-PALACIO DE LOS AGUILAR (S. XVII). Posee una portada de doble cuerpo: la puerta se enmarca con pilastras jónicas, mientras que el gran balcón superior lo hace con pilastras corintias y roleos rematados con cestos de frutos y flores.

CASA-PALACIO DE LOS RUEDA (S. XVIII). Esta magnífica construcción posee una excelente portada de dos cuerpos, distribuida de la siguiente manera: el de abajo se resuelve con dos pares de columnas toscanas estriadas que soportan un entablamento roto; en el superior son dos columnas jónicas las que soportan un frontón curvo, bajo el que se encuentra el escudo de armas de los Rueda.


CASA-PALACIO DEL MARQUÉS DE LAS TORRES (S. XVIII). En su extensa fachada lateral destaca en su decoración tardo barroca, una estilización del XVIII de las lacerías islámicas. Recientemente ha sido adquirido este palacio por el Ayuntamiento, para convertirlo en Museo de la Ciudad.


CASA-PALACIO DEL MARQUÉS DE SAN MARTIN (S. XVIII). Portada a base de pilastras toscanas de ladrillo, soportando el balcón principal, entre pináculos con tejaroz. En su interior destacan las cuadras, con gruesos pilares octogonales con alfices enmarcando los arcos, de inspiración mudéjar.
 

CASA-PALACIO DE D. ALONSO BERNAL ESCAMILLA (S. XVIII). Cuenta con una magnífica portada de piedra, con columnas toscanas que soportan el entablamento, sobre el que se sitúa el gran balcón principal, con reja de forja, rematado con frontón mixtilíneo con pináculos, bajo el que se encuentra el escudo de armas de sus primitivos propietarios.





 ALCÁZAR DEL REY DON PEDRO. Fortificado al parecer desde tiempos de los romanos, este recinto adquirió su forma con los árabes y definitivamente con Pedro I, que lo convirtió en una de sus residencias favoritas.

PUERTA DE CÓRDOBA (S. I-XVIII). La planta consiste fundamentalmente en un muro recto de sillería almohadillada, de unos diez metros de altura, flanqueado por dos torres militares defensivas, de planta octogonal, rematadas de almenaje de construcción romana. La cara interior de la puerta es mucho más sencilla, de estilo jónico y denticular. En su cuerpo superior aparece el escudo de la ciudad.



ARTESANÍA :
 Carmona siempre ha asimilado y hecho propias las diferentes culturas que por aquí han pasado, y se ha intentado que no desaparezca ninguna tradición  ni oficio.
La dilatada asimilación histórica y cultural de las aportaciones que a la ciudad, han llegado, desde las primeras civilizaciones que aquí se asentaron, las influencias traídas por Roma, el Islam, la España cristiana o el Renacimiento de Italia, han significado la asunción de una artesanía plural y muy vinculada a las manifestaciones religiosas, especialmente la Semana Santa.
Es precisamente en las diferentes fiestas, donde se origina la conservación de los oficios más tradicionales de la ciudad.


Pero esta señal de la tradición no es la única definición de la artesanía de Carmona, pues aparecen otras actividades que sobresalen y que, generalmente, también llevan la marca de la tradición, como es la cerámica o el oficio de guarnicionero para silla y tiro.
En Carmona, la artesanía ha estado desde siempre en función de las necesidades que exigían la agricultura y ganadería, así como aquellas tan definitorias de la vivienda como son la azulejería, la alfarería y forja de rejas y cancelas.
Y así continúa hoy esa conjugación carmonense de artesanía religiosa, oficios para la decoración y de otros útiles para el trabajo y el hogar.


GASTRONOMÍA:

Típica cocina popular, heredera de la tradición andalusí y mudéjar de la vieja ciudad. Productos primarios de la campiña, que tras una cuidada preparación, donde lo que menos cuenta es el tiempo empleado, se transforman en suculentos platos de la más elaborada cocina andaluza.

Baste citar las escarolas con pimiento molido, la alboronía, las “papas” en amarillo o los espárragos y tagarninas con “majao”. Mención especial merece la repostería con idéntica raí medieval, fabricada en los Conventos de  Santa Clara y la Concepción.

El arqueólogo inglés Jorge Bonsor, que excavó la necrópolis romana, a principios de siglo, introdujo un nuevo dulce, que tras pasar por las manos carmonenses dio lugar a la afamada “torta inglesa”, siempre acompañada del buen aguardiente destilado de fabricación local.

FIESTAS :
Los carnavales en el mes de febrero, en el marco de la tradición  carnavalesca de la Campiña, donde se reivindica la “máscara” como manifestación de la más fresca y satírica crítica popular a los poderes establecidos.

La Semana Santa se sitúa dentro del entorno sevillano, con la particularidad de poder ver procesionar a las imágenes por calles, plazas y casas de su misma época, o pasos de crucificados bajo puertas y arcos similares a los que vió, caminó y vivió el propio Jesús.
La fiesta de la primavera en Carmona por excelencia, es la Feria, hacia la mitad de mayo. Casetas permanentes como la del Casino, la Giraldilla o la municipal, ofrecen al visitante la hospitalidad propia de las gentes de estas tierras.
Y ya en septiembre, relacionada con la fecha de la recolección de la aceituna, la Fiesta de la Patrona, la Virgen de Gracia, con novena devocional y peregrinación a su santuario desde la Iglesia  Prioral. Romería de gran tradición en la localidad.




SITIOS PARA DORMIR:

 Palacio Casa de Carmina*****
 1 Plaza de Lasso, 41410 Carmona, España


Palacio del siglo XVI regentando de manera excelente por Felipe , acoje a los visitantes y los sumerje en un sueño , cada habitación es distinta decorada con antiguedades exquisitamente seleccionadas .Hacen que te transportes al siglo pasado . El servicio muy atento y muy amable.


El rincón de las Descalzas
Descalzas 1, 41410 Carmona, España


Hotel muy agradable. Es pequeño y muy atractivo. Las habitaciones están puestas con muy buen gusto y son muy acogedoras. El personal muy agradable y atento. Merece la pena conocerlo. Está muy bien situado, en pleno casco histórico por lo que se puede ir andando a todos los sitios. El entorno es magnífico.





RESTAURANTES RECOMENDADOS:



Mesón La Almazara de Carmona
Calle Santa Ana, 41410 Carmona, España


Un restaurante muy acogedor en el que la calidad de la comida y la atención del personal, siempre amable, son sus platos estrella
 Buena presentación de comidas muy variadas a muy buen precio,aunque un poco cara la comida mas vanguardista.A destacar la carne de venado y los solomillos estaban deliciosos con unas salsas riquísimas, la fritura de pescado también muy abundante.

 Casa Curro Montoya
Santa Maria de Gracia, 13, 41410 Carmona, España

Situado en el centro de Carmona,tiene una terraza pequeña pero muy agradable con un marco incomparable de las casas palaciegas. En el primer piso tiene un comedor bien decorado sobre todo con temas taurinos. La comida francamente bien y precio correcto.



                                                DISTRUTA DE ESTE  VIDEO