VALLADOLID

15:49 Todos los Juegos Gratis 0 Comments

   Valladolid es un municipio y una ciudad española situada en el cuadrante noroeste de la península ibérica, capital de la provincia de Valladolid. La ciudad es también sede de las Cortes y la Junta de la comunidad autónoma de Castilla y León. Cuenta, según los datos del INE de 2014, con 306 830 habitantes, siendo el 13.er municipio más poblado de España y el primero de todo el noroeste español. Por su parte, el área metropolitana de la ciudad, conformada por 23 municipios, es la 20.ª de España, con una población de 414.281 habitantes (INE 2013).Tiene un área de influencia socio-económica directa de más de 700.000 personas, distando solamente 39 km a Palencia y otros municipios importantes.





   Aunque existen indicios de asentamientos pertenecientes al Paleolítico inferior, y yacimientos vacceos y tardorromanos, Valladolid no tuvo una población estable hasta la repoblación de la cuenca del Duero, cuando Alfonso VI entregó al conde Pedro Ansúrez su señorío, en 1072. Durante la Edad Media fue sede de la corte de Castilla siendo dotada de ferias y Fuero Real y de distintas instituciones como Iglesia Colegial (elevada a rango de Catedral en 1595), Universidad, Real Audiencia y Chancillería o Casa de la Moneda. Carlos I hizo de Valladolid capital política y fue posteriormente, entre 1601 y 1606, capital del Imperio Español hasta que esta función pasó definitivamente a Madrid.
   A partir de entonces se inicia un periodo de decadencia hasta la pujanza de la industria harinera y la llegada del ferrocarril a mediados del siglo XIX a cuyo amparo aparecen los primeros establecimientos siderúrgicos y la circulación del capital dando lugar en 1857 a la creación del Banco de Valladolid. En 1856 se funda El Norte de Castilla, decano de la prensa diaria española.Tras la posguerra, la ciudad experimenta un importante cambio, debido a la instalación de industrias automovilísticas y de otros sectores.
    En Valladolid San Fernando fue proclamado rey de Castilla y se casaron los Reyes Católicos, nacieron Felipe II y Felipe IV, Magallanes firmó las capitulaciones de la primera circunnavegación del mundo y murió Colón, aquí escribieron Quevedo y Cervantes, y establecieron sus talleres los más grandes imagineros y orfebres del Renacimiento hispano.
   Conserva en su casco antiguo un conjunto histórico compuesto por palacios, casas nobles, iglesias, plazas, avenidas y parques, junto con un patrimonio museístico en el que destacan el Museo Nacional de Escultura, el Museo de Arte Contemporáneo Patio Herreriano o el Museo Oriental, así como las casas-museo de José Zorrilla y de Cervantes.




   Entre los acontecimientos que cada año se celebran en la ciudad destacan su Semana Santa, la Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI), la Feria Internacional de Turismo de Interior (INTUR), Pingüinos, el Concurso Nacional de Pinchos y Tapas "Ciudad de Valladolid" o el Festival de Teatro y Artes de Calle (TAC).

Patrimonio:

   Cerca del río Pisuerga, junto con el que por mucho tiempo fue el único camino de entrada a la ciudad, el Puente Mayor, atravesando las calles de la antigua judería de la ciudad, se disponen una serie de plazas y calles con abundancia de antiguos templos y edificios nobiliarios civiles. En este entorno se emplazan el Palacio de los Condes de Benavente, en la plaza de la Trinidad, la conventual calle de Santo Domingo de Guzmán y la iglesia de San Agustín, reconvertida hoy en archivo municipal.


   En la Plaza de San Pablo, núcleo de la vida cortesana en tiempos de Felipe III y que vio nacer a su predecesor Felipe II, se halla la Iglesia de San Pablo, que presenta una fachada de Simón de Colonia, en estilo gótico isabelino, que se asemeja a un retablo en piedra. Corresponde al último periodo del estilo gótico. Fue escenario de numerosas ceremonias reales, primera sepultura del infante Alfonso y Juan II, o lugar de bautismo de Enrique IV, Felipe II, Felipe IV y Ana de Austria. Aquí contrajeron matrimonio Maximiliano II y María de Austria, y tomó el capelo cardenalicio Adriano de Utrecht, que sería con el tiempo el Papa Adriano VI. Fue lugar predilecto de numerosos obispos que después desempeñaron su actividad pastoral en el Nuevo Mundo.
   En el lateral opuesto de la plaza, el Palacio Real, residencia de los monarcas españoles Carlos I, Felipe II y Felipe III y también de Napoleón Bonaparte durante la Guerra de Independencia, ha llegado al presente con numerosas alteraciones estructurales de sus primitivas trazas, concluidas en torno a 1528.


    Aquí nació en 1605 Felipe IV. Fue construido por Luis de Vega arquitecto de Carlos I y su patio renacentista posee decoración de medallones atribuidas a Esteban Jamete y escudos de los diferentes territorios pertenecientes al Imperio español. En el siglo XVIII Ventura Rodríguez construyó la escalera neoclásica.
    La esquina con la calle de Las Angustias está ocupada por el Palacio de Pimentel, en el que, por no contar entonces la emperatriz Isabel con residencia propia en Valladolid, nació, en 1527, Felipe II. El edificio, construido en ladrillo, tiene dos notables detalles en piedra: la portada con arco carpanel y la esquina con ventana angular plateresca. La calle Cadenas de San Gregorio alberga las cuatro dependencias del Museo Nacional de Escultura: el Colegio de San Gregorio, la Iglesia de San Benito el Viejo, el Palacio de Villena y el Palacio del Conde de Gondomar (Casa del Sol). Junto al Palacio de Villena, en la calle Fray Luis de Granada, se encuentra la casa donde nació y vivió el poeta romántico José Zorrilla, y que acoge la Casa Museo de Zorrilla.
    En las inmediaciones, la iglesia de San Martín destaca por su esbelta torre, realizada en traza románica a principios del siglo XIII. Por su parte el clasicismo impera en la fachada de la Iglesia Penitencial de Nuestra Señora de las Angustias, erigida a principios del siglo XVII, con escultura monumental de Francisco del Rincón.



    Frente a este último templo, inaugurado en 1864 según proyecto de Jerónimo de la Gándara, se encuentra el Teatro Calderón. Su emplazamiento y estructura sigue las corrientes del momento. La fachada se mueve dentro del gusto clasicista y en su interior se encuentra la sala de espectáculos, en forma de herradura, a la italiana. Está decorada con pinturas de Augusto Ferri, escenógrafo de la época. 
   En el escenario existe un sistema de tramoya debida al ingeniero italiano Egidio Piccoli. Detrás del teatro se encuentra el Palacio Arzobispal, que fue propiedad del Juan de Villasante y María de Villarroel, construido a mediados del XVI. En 1857 se convirtió en sede del primer arzobispo vallisoletano, Luis de la Lastra y Cuesta.



La Plaza Mayor y alrededores:

   Con origen en el trazo a cordel de las calles con soportales que sucedieron al incendio de 1561, el llamado núcleo histórico de Valladolid se articula a partir de la Plaza Mayor mediante los siete viales que la atraviesan.

   Urbanizada en el siglo XVI, la Plaza Mayor de Valladolid es la primera plaza mayor regular de España, y sirvió de modelo, desde el siglo XVII, para otras muchas en España y Sudamérica: en el siglo XIX, la antigua Plaza del Mercado se convirtió en centro cultural, político, económico y social de la ciudad.

   En 1908 abrió sus puertas la actual Casa Consistorial, un palacio de cuatro torres, planta rectangular y patio interior, de cuyo frontal sobresale una tribuna que soporta el balcón principal. Este edificio es obra de Enrique María Repullés, inspirado en el proyecto de Antonio de Iturralde, pero modificándolo para imitar los modelos de la arquitectura renacentista española.

   Frente a la Casa Consistorial, en el lugar que ocupó hasta el siglo XIX el Convento de San Francisco, donde falleció Cristóbal Colón, se encuentra el Teatro Zorrilla. El teatro fue inaugurado en octubre de 1884, con la obra Traidor, inconfeso y mártir, contando con la presencia del propio autor de la obra, José Zorrilla, y del poeta vallisoletano Emilio Ferrari.


   En uno de los laterales de la Casa Consistorial, la Iglesia de Jesús mantiene una fachada de modelo neorrománico de tipo catalán, en ladrillo prensado.

   Atravesando la Plaza de la Rinconada, a espaldas del edificio del Ayuntamiento, en la que se levanta el Palacio de Correos y Telégrafos, se accede a la Iglesia de San Benito el Real, de la orden benedictina, uno de los templos más antiguos de Valladolid. Fue erigido sobre el antiguo Alcázar Real, y está realizado en estilo gótico, aunque la fachada es posterior: fue diseñada por Rodrigo Gil de Hontañón a mediados del siglo XVI. En el interior destaca la reja del mismo siglo, que abarca las tres naves de la iglesia. Junto a ésta se halla el Mercado del Val, que data del siglo XIX.
   La calle de la Platería es un perfecto prototipo de la perspectiva renacentista de finales del siglo XVI y un valioso testimonio urbanístico de la época. Aquí nació en 1390 San Pedro Regalado, patrón de Valladolid, y poseyeron sus establecimientos los mejores plateros de su tiempo, como la familia Arfe.

    Muy cerca, la Iglesia de San Miguel y San Julián, sobre el punto topográfico más alto de la ciudad, fue templo de la Compañía de Jesús en Valladolid, como lo atestiguan la fachada y la estructura interior, conformes al modelo romano. En su interior se pueden contemplar obras de Gregorio Fernández y relieves de Adrián Álvarez y Francisco de Rincón.

   En la misma calle de San Ignacio se conservan algunos de los muchos palacios edificados en esta zona en tiempos de Felipe II, tales como el Palacio del marqués de Valverde, en cuyo exterior destaca una ventana en ángulo y la decoración de medallones, y el Palacio de Fabio Nelli, obra del clasicismo renacentista de Juan de Lastra y Diego de Praves. Junto a estos palacios, por una pequeña entrada, se accede a la Plaza del Viejo Coso, la primitiva plaza de toros de Valladolid.



   En la Plaza de las Brígidas se encuentra el Convento de las Brígidas, antigua casa Palacio del Licenciado Butrón, convertido ahora en el Archivo General de Castilla y León. La iglesia adosada tiene una fachada de ladrillo de uniones a regla.

   La Iglesia Penitencial de Nuestra Señora de la Vera Cruz, en el extremo de la Calle de la Platería, fue diseñada por Diego de Praves en 1596. Alberga esculturas procesionales en madera policromada, pertenecientes a la Cofradía de la Vera-Cruz.

La Catedral y su entorno:

   A orillas del hoy desviado ramal meridional del río Esgueva, fue erigida por Pedro Ansúrez la Colegiata de Santa María, destinada a ser la cabeza religiosa de su nuevo y próspero feudo. Durante la primera mitad del siglo XII se celebraron en el templo tres Concilios nacionales, y resultando insuficiente o de poco rango el edificio, se levanta uno nuevo a partir del siglo XIII siguiendo la nueva arquitectura del Císter.


   La inacabada Catedral de Nuestra Señora de la Asunción fue proyectada por Juan de Herrera con una traza de gran monumentalidad, proporción dupla para dos cuadrados iguales con crucero y torres en cuatro esquinas, pero la escasez de rentas del recién creado obispado vallisoletano, la muerte del arquitecto y de Felipe II, principales promotores de la obra, y la falta de recursos y de interés en su término durante los siglos posteriores, dio lugar a que solamente llegara a construirse casi la mitad de lo ideado por Herrera.       Adosados a sus muros, perviven los restos románicos y góticos de la Colegiata, del siglo XIII, a la que sustituyó como iglesia mayor de la ciudad. El retablo principal de la Catedral es obra de Juan de Juni.
   La iglesia de Santa María La Antigua fue consagrada a finales del siglo XI por el conde Pedro Ansúrez. Bajo sus cimientos se han hallado restos de una villa tardorromana. Aquí se celebraron en 1506 los primeros funerales por la muerte de Cristóbal Colón.

   En la Plaza de la Universidad se levanta el edificio principal de esta institución. El edificio histórico de la Universidad de Valladolid fue construido en el siglo XVIII según la traza de Fray Pedro de la Visitación; su decoración escultórica es obra de Antonio Tomé e hijo






    Muy cerca se levanta, desde el siglo XI, la Iglesia de Santa María La Antigua, fundación del conde Pedro Ansúrez, señor de Valladolid, con un esbelto campanario de influencia francesa, conocida como La reina de las torres románicas de Castilla, rematada con un tejado apiramidado y un claustro, ambos de principios del siglo XIII. El resto de la estructura y el interior son de estilo gótico. A comienzos del siglo XX las naves góticas del templo amenazaban ruina y en 1917 se procedió a su derribo iniciándose la reconstrucción en estilo neogótico.

   A medio camino entre estos lugares y la Plaza Mayor, se conserva el Pasaje Gutiérrez, galería comercial construida en 1885 al estilo europeo del momento, siguiendo el diseño de Jerónimo Ortiz de Urbina, y que constituye junto al Pasaje de Lodares de Albacete, los únicos ejemplos de este tipo de construcciones en toda España. Cerca del Pasaje, se encuentra la Iglesia de El Salvador, donde, según la tradición, fue bautizado el patrón de Valladolid, San Pedro Regalado.


  El Campo Grande y su perímetro:


   Bordeando el Campo Grande, en la Acera de Recoletos, gran arteria de expansión de la burguesía, se mantienen edificios de finales del siglo XIX y principios del XX: la Casa Mantilla, de 1891, de estilo ecléctico, con inspiración renacentista, o la modernista Casa del Príncipe, de 1906, obra de Jerónimo Arroyo, arquitecto palentino formado en la escuela de Barcelona.


   Tras atravesar la Acera de Recoletos se llega a la Plaza de Colón, donde hasta el siglo XIX se ubicó el Convento de San José. A unos metros de la plaza se encuentra la Estación de Valladolid-Campo Grande, la principal estación de ferrocarril de la ciudad.


   Rodeando el Campo Grande, en el Paseo de Filipinos, la Iglesia de San Juan de Letrán destaca por su fachada y sus bóvedas cubiertas con yeserías barrocas, ambas del siglo XVIII, obra de Matías Machuca; el cuerpo de la iglesia es de finales del XVII.

   Del siglo XVIII es también el Convento de los Agustinos Filipinos. El edificio, cuya fachada encara con la puerta posterior del Paseo del Príncipe del Campo Grande, fue diseñado por Ventura Rodríguez.

   Siguiendo el recorrido alrededor del parque, encontramos la Academia de Caballería, que data de 1915 y es un edificio historicista rematado por chapiteles similares a los que caracterizaron a los palacios de los Austrias.


   Junto a la Academia de Caballería, la Plaza de Zorrilla es un punto clave en el trazado urbano vallisoletano. Presidida por la Estatua de Zorrilla, obra de Aurelio Carretero, enlaza las principales calles de Valladolid: la anteriormente mencionada Acera de Recoletos, el Paseo de Zorrilla, principal bulevar de la ciudad, la Calle Santiago, que desemboca en la Plaza Mayor y las calles Miguel Íscar, Duque de la Victoria y la Plaza España.

 La herencia colombina:

   Cristóbal Colón murió en Valladolid, el 20 de mayo de 1506. El Ayuntamiento decidió en 1968 levantar una edificación en estilo gótico-isabelino que reprodujese una casa palaciega propiedad de Diego Colón, hermano menor del Almirante, ubicada en la ciudad de Santo Domingo, en la República Dominicana. Este edificio alberga hoy la Casa Museo de Colón.
   En la misma calle, en la acera opuesta, la Iglesia de la Magdalena, del siglo XVI, luce en su fachada un gran escudo en piedra, blasón de su patrón, el virrey del Perú y obispo, Pedro de la Gasca.
   En el interior se pueden contemplar el retablo Mayor, el de Santiago, y el sepulcro en alabastro del mencionado obispo, obra de Esteban Jordán. El Palacio de Santa Cruz, primer edificio renacentista de España, erigido a partir de 1486 por el arquitecto Lorenzo Vázquez de Segovia con el patrocinio del cardenal Pedro González de Mendoza, presenta una portada de arco de medio punto y un patio de tres pisos, dos en estilo tardogótico y el tercero de matices barrocos, consecuencia de una reforma del siglo XVIII. En su biblioteca, a la que se accede por una puerta plateresca, se conservan en sus estanterías de madera dorada en dos pisos, valiosos documentos, entre ellos el Beato de Valcabado, del año 970.

   En las cercanías, el Monasterio de las Huelgas Reales, de estilo palladiano, conserva un arco mudéjar del que fuera palacio de la reina de Castilla María de Molina. Y en el Convento de Santa Clara, del siglo XV, contrasta la severidad franciscana del exterior con las yeserías barrocas del XVII.

   El Convento de las Descalzas Reales fue encargado por Felipe III y Margarita de Austria, en el siglo XVII; tiene un torreón de tres alturas, de tipo palacial, con celosías en los balcones. En el interior es posible apreciar el claustro de estilo toscano, y, en la iglesia, el retablo realizado conjuntamente por Juan de Muniátegui, Gregorio Fernández y Santiago Morán.




El Palacio de los Vivero, construido en el siglo XV, encabeza un complejo de edificios que fue agrandándose a la medida de las necesidades de la administración de justicia. Los Reyes Católicos contrajeron en él matrimonio (1469), y luego decidieron su destino como Real Audiencia y Chancillería.
Patrimonio perdido


 Patrimonio perdido:
 

   Durante el siglo XIX y, fundamentalmente, a lo largo del siglo XX numerosos monumentos históricos fueron derribados a partir de la ejecución de distintos planes urbanísticos diseñados para intentar asumir el descontrolado éxodo rural y el crecimiento demográfico de la ciudad durante este periodo, a lo que se contribuyó el estado de ruina en el que se encontraban muchos de ellos.
    De esta forma, multitud de edificios antiguos como el Hospital de la Resurrección, donde Miguel de Cervantes situó su novela El coloquio de los perros, conventos y claustros como el de San Francisco o el de San José, iglesias como la de San Julián y Santa Basilisa o la de San Miguel, incluyendo decenas de palacios medievales y renacentistas como el de la Ribera, el palacio Gardoqui o la casa de las Aldabas fueron demolidos para construir bloques de pisos de gran altura que rompían con la armonía arquitectónica de la ciudad.

   En julio de 1978, el Consejo de Ministros declaró conjunto histórico-artístico a la ciudad, pero para muchos estudiosos la declaración llegó demasiado tarde y no tuvo repercusión posterior. El arquitecto Fernando Chueca Goitia llegó a afirmar, que la destrucción del patrimonio histórico-artístico de Valladolid era de nueve sobre diez.


    Estatuaria urbana:

    La escultura urbana en Valladolid está protagonizada por obras que representan a ilustres personajes a los que se les ha recordado de esta manera. Así, en el año 1887 se instaló en la Plaza de la Universidad la estatua de Miguel de Cervantes en pie, con traje de época, pluma y libro en ristre, realizada por Nicolás Fernández de la Oliva. El escritor José Zorrilla también posee una escultura en la plaza que lleva su nombre. El fundador de la ciudad, el conde Pedro Ansúrez, cuenta con un monumento en el centro de la Plaza Mayor, realizada en 1903 por Aurelio Carretero. El Monumento a Colón, obra del artista Antonio Susillo, e inaugurado en 1905, recuerda a la figura del descubridor.



   También destacan las esculturas que adornan el Campo Grande de Valladolid, y cerca de él, a la entrada de la Academia de Caballería, el monumento a los Cazadores de Alcántara, de 1931, obra de Mariano Benlliure.
   Lejos de ahí, preside la Plaza de San Pablo una estatua de Felipe II; realizada en 1964 por Federico Coullaut-Valera, es copia de la que está en la Plaza de la Armería de Madrid e imita el modelo de Pompeo Leoni. A la entrada de la calle Cadenas de San Gregorio, se instaló, en 1982, la escultura en hierro Lo profundo es el aire, de Eduardo Chillida, un homenaje al poeta vallisoletano Jorge Guillén.

   Entre las esculturas a "escala humana" destacan El Comediante, en la Plaza de Martí Monsó, obra de Eduardo Cuadrado; la escultura de Rosa Chacel que se encuentra en uno de los bancos de los jardines del Poniente y que fue realizada por Luis Santiago Pardo en 1996. Otros ejemplos son El Encuentro, obra de Feliciano Álvarez Buenaposada, que se encuentra desde 1997 en la Plaza Madrid; la titulada Candia, situada en el Parque Ribera de Castilla; el monumento al torero Fernando Domínguez, en la plaza de toros; la escultura Baile en bronce, homenaje al bailarín Vicente Escudero; o las dedicadas a Einstein y a Pío del Río Hortega, en la plaza del Museo de la Ciencia.



   Entre las nuevas construcciones cabe destacar las instaladas en la prolongación del Paseo de Zorrilla: Stage Set for a Film (Decorado para una Película), de Dennis Oppenheim; las Puertas de Valladolid, de Cristóbal Gabarrón; y la Columna forma de sonido, de Lorenzo Frechilla. Otra es el Monumento al IV Centenario de la ciudad de Valladolid, construida en 1999 por Ángel Mateos Bernal, situada frente al recinto ferial de Castilla y León, en la Avenida de Salamanca.

   En otras ocasiones las esculturas comparten su protagonismo con el agua, en fuentes como la de Los Colosos (Pedro Monje, 1996), en la Plaza de la Rinconada; la Fuente de las Sirenas (Concha Gay, 1996), en la Plaza de Martí Monsó; la titulada Jorge Guillén y la infancia (Luis Santiago Pardo, 1998), situada en la glorieta central de los jardines del Poniente; la Fuente Dorada (Fernando González Poncio, 1998), en la plaza del mismo nombre; y otras.


Parques y jardines:

   El parque más antiguo y más emblemático de la ciudad es el Campo Grande; se trata de un gran jardín romántico, ubicado en pleno centro de Valladolid, ideado en su actual fisonomía por Miguel Íscar, alcalde de Valladolid entre 1877 y 1880. Acoge una gran variedad de árboles que constituyen un verdadero jardín botánico. Habitan diferentes aves y son famosos los pavos reales y, recientemente, las ardillas.
   Tras la inesperada muerte del gran alcalde Miguel Íscar el 8 de noviembre de 1880, se propuso perpetuar su memoria mediante la construcción de una fuente monumental. Esta es la Fuente de la Fama, inaugurada en 1883.



   Sobre el antiguo ramal norte del Esgueva se construyeron, también a finales del siglo XIX, los jardines del Poniente:

    «A la orilla del Esgueva se hizo un soto, luego se fue estrechando el cauce, y se constituyó allí una explanada a que el Ayuntamiento en 10 de abril de 1863 acordó se titulara a Plazuela del Poniente, precisamente por estar a este viento de la ciudad.»
    Juan Agapito y Revilla

   Se trata de un sencillo jardín en cuyo centro hay dos pérgolas que albergan una pequeña plaza en la que se encuentra una fuente que recuerda la obra del escritor vallisoletano Jorge Guillén.

   A lo largo del curso del Pisuerga también abundan las zonas verdes. Comenzando por el norte, el Parque Ribera de Castilla (inaugurado el 20 de marzo de 1988), con una superficie de 12 hectáreas, está poblado de distintas especies de chopos, álamos o tilos. Siguiendo el discurrir del agua, el Parque de las Moreras cuenta con varios paseos, zonas deportivas y una playa fluvial. Junto a él se encuentra la Rosaleda Francisco Sabadell, un pequeño jardín exclusivamente formado por rosas.

   Otras zonas verdes son el Pinar de Antequera, principal recurso natural de la capital vallisoletana; el parque de Las Norias de Santa Victoria, que ocupa las antiguas instalaciones de la fábrica azucarera Santa Victoria, el Jardín Botánico de la Victoria, que cuenta con 30 especies distintas de árboles junto con una muestra de especies autóctonas, el Parque Fuente de la Salud del Barrio Los Pajarillos, el Parque de Canterac y de la Paz en Las Delicias o el Parque del Mediodía en Parquesol.


Puentes:

Siguiendo el curso del río Pisuerga, lo atraviesan los siguientes puentes:

    Puentes del Cabildo (dos puentes paralelos)
    Puente de Santa Teresa
    Puente Condesa Eylo
    Puente Mayor
    Puente de José González Regueral (Puente del Poniente)
    Puente de Isabel la Católica
    Puente de Adolfo Suárez
    Puente Colgante
    Puente Juan de Austria
    Pasarela del Museo de la Ciencia
    Puente de la División Azul
    Pasarela Doctor Don Pedro Gómez Bosque
    Puente de Hispanoamérica






   Sobre el río Esgueva cruzan un importante número de puentes. Como el río es bastante más reducido y la configuración actual obedece a su canalización por un extremo de la ciudad, suprimiendo su paso por el centro y sus varios ramales, estas estructuras no tienen nombre propio, sino que toman el correspondiente a la calle que atraviesa el río.

En el parque situado detrás de la Facultad de Filosofía y Letras, junto al cauce del río, se ha diseñado un estanque en el que se encuentra colocadas las ruinas de un puente del primitivo curso del río por la ciudad.



Cultura: Museos de Valladolid:

    El Museo Nacional de Escultura tiene relevancia internacional, por tener la colección escultórica más importante de la Península y ser una de las más destacadas de Europa en su ámbito


 

     En el interior de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción se encuentra el Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid, inaugurado en 1965 por iniciativa del entonces Arzobispo de Valladolid, José García Goldáraz.

   En el Museo de Valladolid (Palacio de Fabio Nelli), que forma parte de los denominados "Museos provinciales", se exponen secciones de Arqueología que muestran una secuencia cronológica completa de piezas de la provincia vallisoletana desde el Paleolítico hasta la Edad Media (como los mosaicos romanos encontrados en Villa del Prado).


    El Museo Patio Herreriano de Arte Contemporáneo Español, referencia importante en la difusión del arte contemporáneo, desde su fundación, e inaugurado en junio de 2002.

    Museo Anatómico. Fundado 1917 por Salvino Sierra en el pabellón anatómico de la Facultad de Medicina.65 En él pueden admirarse piezas de anatomía humana naturales y artificiales, esqueletos de cráneos de animales, así como instrumentos y aparatos relacionados con la medicina.

      Museo de la Ciencia: construido sobre las instalaciones de la antigua fábrica de harinas El Palero (sólo queda la fachada) ensambla varios edificios, que son elementos arquitectónicos diseñados por los arquitectos Rafael Moneo y Enrique de Teresa en colaboración con Francisco Romero y Juan José Echevarría.



  La Casa del Río: situada junto al Museo de la Ciencia es el primer acuario fluvial de España. Recoge la flora y fauna del Pisuerga en diferentes peceras donde se pueden contemplar especies ya desaparecidas del mismo como el cangrejo de patas blancas, la anguila o la lamprea marina junto con especies aún propias de su hábitat: el percasol, el cangrejo rojo o el black bass.


   Museo de la Academia de Caballería. Se crea a partir de 1976 gracias a la iniciativa de varios profesores de la Academia. Se exhiben pinturas, como el cuadro de la Batalla de Treviño.

   El Museo oriental, en el Convento de los Agustinos Filipinos, obra de Ventura Rodríguez. Iniciado en 1759, se termina en 1930 con la bendición del templo.

    Museo del Monasterio de Santa Isabel. Situado en la iglesia del Convento de Santa Isabel, expone diversas obras de arte, destacando dos lienzos de Diego Valentín Díaz, el de la Inmaculada de Felipe Gil de Mena y pinturas de mediados del siglo XVII.


    El Museo del Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana (MM Cistercienses), en el que se pueden admirar varias obras de Goya, un Cristo yacente de Gregorio Fernández, y una importante colección de telas y ropajes realizadas por la comunidad cisterciense desde el año 1767.


     Museo Taurino: ubicado en las antiguas taquillas de la Plaza de Toros, es un espacio que hace un recorrido a través de la historia de la tauromaquia desde la prehistoria del toreo hasta la actualidad. El museo dispone de diversos elementos multimedia: como gráficos, audiovisuales o fotografías relacionadas con el mundo de la lidia y una colección de trajes y vestidos del mundo taurino.
  



Casas museo:


     La Casa Museo de Cervantes. Está situada en el inmueble que ocupó el escritor Miguel de Cervantes durante su estancia en Valladolid entre los años 1604 y 1606, la cual coincidió con la publicación de la primera edición de El Quijote en 1605. El edicio es además la sede de la Real Academia de Bellas Artes.


  













    La Casa de Zorrilla. Es la casa donde nació el poeta José Zorrilla el 21 de febrero de 1817 y en la que habitó de forma continua toda su primera infancia, y de forma esporádica a lo largo de su vida, como durante su regreso de México en 1866. La Casa de Zorrilla recoge el ambiente de la época del romanticismo en que se desarrolló la vida del dramaturgo y cuenta con recuerdos personales y muebles originales donados por su viuda a la muerte de este.

    La Casa Museo de Colón. Tras la demolición en los años veinte del edificio en que falleció el almirante Cristóbal Colón, en la calle del mismo nombre, en 1968 se inauguró el edificio actual, réplica del palacio de Colón en Puerto Rico. Ha sido remodelada y reabierta con contenidos multimedia e interactivos en 2006, con motivo del V Centenario de la muerte del marino en Valladolid.


Semana Santa:

   La Semana Santa es el evento cultural más importante de la ciudad, debido a sus valiosas tallas policromadas de los siglos XVI y XVII de Juan de Juni, Gregorio Fernández o Francisco del Rincón, muchas de ellas expuestas durante el resto del año en el Museo Nacional de Escultura, atrayendo anualmente a visitantes de toda España y el resto del mundo.

    Esta celebración fue declarada de Interés Turístico Internacional en 1980, siendo de esta manera la primera celebración de la Semana Santa en España en ostentar dicha declaración. En 2014 se iniciaron los trámites para conseguir su reconocimiento como patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad.

   En la Semana de Pasión, y siempre que no haya lluvia, las diecinueve cofradías vallisoletanas procesionan por el casco histórico de la ciudad. La historia de la Semana Santa en Valladolid se remonta al siglo XV, si bien anteriormente hubo procesiones en el interior de los conventos, donde nacieron las cofradías más antiguas como Santa Vera Cruz, Angustias, La Piedad, La Pasión y Nuestro Padre Jesús Nazareno.

  Durante la Semana Santa vallisoletana se pueden contemplar por las calles una de las principales exposiciones de imaginería religiosa del mundo. Pasos como la Virgen de las Angustias, una de las principales tallas de Juan de Juni, La Sagrada Cena, de Juan Guraya, La Oración del Huerto, de Andrés de Solanes, El Señor Atado a la Columna y El Descendimiento, de Gregorio Fernández, o Las lágrimas de San Pedro, de Pedro de Ávila, recuerdan al ciudadano el vínculo existente entre la religión y el arte.



 

     La Semana Santa de Valladolid no sólo se distingue por la singularidad artística y gran valor de sus pasos sino también por la sobriedad, el silencio y el respeto que reina en cada acto.

   Dentro de la Semana de Pasión vallisoletana destacan actos como el Pregón y el Sermón de las Siete Palabras que transforma la Plaza Mayor de Valladolid en un escenario que parece remontarse al siglo XVI y la Procesión General de la Sagrada Pasión del Redentor del Viernes Santo que hace un recorrido desde la Última Cena hasta la soledad de la Virgen y en el que se pueden contemplar los 32 conjuntos escultóricos más importantes.


Aeropuerto:

   El Aeropuerto de Valladolid-Villanubla está situado a 10 km de Valladolid, en el término municipal de Villanubla, a 845,96 metros sobre el nivel del mar; fue inaugurado en 1938. La pista del aeropuerto pertenece a la base aérea militar de Villanubla, situada enfrente de la terminal, al otro lado de la pista, y la administración del aeródromo corre a cargo del Ejército del Aire.

   Con un tráfico total de 512 928 pasajeros, 14 094 operaciones y 31 012 kilogramos de tráfico de carga en el año 2007 según fuentes oficiales de AENA,85 es el 28º aeropuerto español por volumen de pasajeros.Cuenta con 11 destinos regulares:

    8 de ellos nacionales: Barcelona, Ibiza (verano), Lanzarote, Las Palmas de Gran Canaria (verano), Málaga-Costa del Sol, Menorca (verano), Palma de Mallorca.

   En el municipio de Valladolid también se encuentra el aeródromo privado de Torozos, situado al norte del aeropuerto de Villanubla.



Tren de Alta Velocidad:
   José Luis Rodríguez Zapatero junto a Juan Vicente Herrera y Magdalena Álvarez (entre otros) inaugurando la línea en un acto celebrado en la Estación de Valladolid-Campo Grande el 22 de diciembre de 2007.
   El 22 de diciembre de 2007 se inauguró la línea de Alta Velocidad que une la estación de Campo Grande con Madrid en cincuenta y seis minutos a velocidades de 300 km/h y con el uso de trenes Talgo de la Serie 102 de Renfe, apodados pato. Desde el 26 de enero de 2009, hay servicios de trenes Renfe Avant, conocidos como lanzaderas, que unen Valladolid con Segovia y Madrid a precios muy inferiores a los de los primeros, y más aún con el uso de bonos de viajes. La duración del viaje entre Valladolid y Madrid es de aproximadamente una hora

Deporte:
  Valladolid es el centro del deporte en Castilla y León, así como un referente deportivo de primera categoría a nivel nacional, al poseer equipos de élite en la mayoría de los deportes más populares, destacando particularmente en la ciudad la práctica del rugby, con dos de los equipos punteros de la División de Honor de rugby, El Salvador y el VRAC, que suman entre los dos, once Campeonatos Nacionales de Liga, ocho Copas del Rey y siete Supercopas de España, habiendo aportado históricamente un importante número de jugadores a la selección española de rugby.

   El equipo más representativo de la ciudad es el Real Valladolid con más de cuarenta temporadas en la primera división del fútbol español, campeón de una Copa de la Liga en 1984 y dos veces subcampeón de la Copa del Rey de Fútbol. El club disputa sus partidos locales en el Nuevo José Zorrilla.


HOTELES RECOMENDADOS:

   Novotel Valladolid
C/ Puerto Rico s/n | Residencial El Palero (Avda. Salamanca), 47014 Valladolid, España


   Instalaciones nuevas, buena atención. Es un hotel tranquilo y está muy bien comunicado con las principales vías de acceso a Valladolid.
    Está un poco apartado del centro histórico, por lo que se hace necesario ir en coche. Se aparca muy bien sin necesidad de recurrir al parking del hotel, el personal del mismo es muy amable


    NH Valladolid Bálago:
Mieses, 28, 47009 Valladolid, España


El NH Valladolid Balago está situado a solo 10 minutos a pie de la plaza principal y el centro de la ciudad de Valladolid. Ofrece habitaciones luminosas con conexión Wi-Fi gratuita, TV LCD y artículos de aseo Agua de la Tierra.
     El hotel dispone de bañera de hidromasaje, sauna, centro de fitness y terraza al aire libre con tumbonas. Las habitaciones están equipadas con aire acondicionado y minibar.
     Se encuentra a 15 minutos a pie del centro de Valladolid y su gran variedad de bares de tapas, restaurantes, pubs y clubs.
    Está ubicado cerca del estadio de fútbol, el recinto ferial y el centro de congresos de Valladolid. Además, el hotel está bien comunicado con las principales carreteras de circunvalación y el aeropuerto.

RESTAURANTES RECOMENDADOS:

El Consejero del Rey :
Francisco Zarandona 6 ( junto al mercado del val), 47003 Valladolid, España
+34 983 66 08 89

   Un restaurante más que recomendable,muy buena atención y menus muy elaboradso,ensaladas riquisimas y carne de buena calidad.El chuletón de buey chino muy bueno. Los postres un poco flojos pero la tarta de queso esta genial. Reservar con tiemp.

Restaurante La Garrocha :
Calle Zuñiga 21, Valladolid, España
983 00 2581

   Un lugar bien situado en una calle tranquila y agradable. El lugar es pequeño y el comedor está en un sótano sin vistas. Tiene buena mercancía de temporada con buenos pescados. El trato es amable aunque a veces te hacen esperar. Para tomar vinos y tapas esta genial.

 Valladolid o Pucela,  es la capital de Castilla-León. Entre los modernos edificios el paseante  puede encontrar extraordinarias muestras de arquitectura y arte, especialmente barrocos.

VER ESTE VIDEO: